0 8 min 9 años

ADN/OyT.- Ante poco más de media entrada en la Monumental de Aguascalientes se llevó a cabo la 9° corrida de la Feria de San Marcos. Se lidió un encierro de Montecristo disparejo en presentación y cuyo juego ha sido complicado.

Rodolfo Rodríguez El Pana
: herido en su primero
Morante de la Puebla: silencio en el que mató por El Pana, silencio y dos orejas
Juan Pablo Sánchez: silencio, silencio en el que mató por El Pana y vuelta

Morante enamoró a los hidrocálidos

Rodolfo Rodríguez El Pana fue herido por el primero de su lote en la cara anterior del muslo izquierdo. El reporte preliminar del equipo médico al ser revisado en la enfermería señalaba una cornada en la cara anterior, tercio superior del muslo izquierdo ascendente de dos trayectorias, una de estas de aproximadamente 20 cms. La herida en primera instancia se diagnosticó como limpia. Fue estabilizado y conducido en ambulancia al hospital para ser intervenido quirurgicamente.

La cornada se la pegó ya estando en la arena tras esta voltereta

 

 

 

Gustavo Campos saludó en el tercio tras su labor con banderillas con el 3° de la tarde.

Estar con el toro es como confesarse,
y torear es lo más cercano al amor.
Morante de la Puebla.

El amor es creer siempre, esperar siempre, por eso Jean Cau decía que Amar los toros es, cada tarde, a eso de las cinco, creer en los reyes magos e ir a su encuentro. Tal cual, la afición creyó en las Reyes Magos; creyó, esperó y se renovó con la puesta en escena de hoy.

Así el de la Puebla del Rio, se confesó y no solo se acercó él, sino que nos acercó al amor.

Con el segundo de la tarde, José Antonio Morante Camacho“Morante de la Puebla” solo pudo mostrar detalles, las verónicas cargando la suerte y algunos derechazos con sello, el toro de vino a menos, el torero estuvo poco certero con el acero y se retiró en silencio.

Pero no hay quinto malo reza el dicho y en efecto así fue.

Hoy el sueño de Morantistas y de los que no lo son se cumplió, ver una faena de calado hondo, no solo detalles; ver a Morante en Morante toda la lidia y Pavichon fue el indicado para que la locura llegara hoy a la Monumental de Aguascalientes.

Con la magia del arte andaluz en sus muñecas, detuvo el tiempo, meció verónicas, cargó la suerte y anunció que lo mejor estaba por suceder.

Todo tiene un tiempo y un lugar, así que el autor de la mejor obra de arte que se ha presenciado en el Serial Taurino 2013, con la muleta sacó al burel por abajo y luego vendría la confesión, la pasión, la locura… el amor.

Morante encontró el fondo y la forma para extasiar en la Monumental

Morante se confesó hoy con el amo y señor de la Fiesta Brava, el Toro. No era fácil el de Montecristo pero el de la Puebla lo acarició por derechazos, lo mimo, marcó los tiempos y el olé seco, largo, profundo y sentido retumbó las gradas del Coso.


Pero no iba a irse sin hacernos vibrar por naturales, también había que tocar el lado izquierdo, sublimarlo, grabarlo en las pupilas presentes y tatuarlo en los corazones. Hubo también trincherazos, desdenes y cambiados con solvencia, empaque.

Sonaba para entonces la Pelea de Gallos, pero el “¡Viva Aguascalientes´n!” quedó de lado cuando las gargantas hicieron del Olé algo más que un pasodoble, fue un sonido del alma que clamaba el arte hecho carne, que agradecía cada muletazo, que se extremecía ante el sevillano y su magia. Hoy el olé fue eso que Santiago Pérez Gago dice es una emoción profunda, sentida, nos abre la Puerta Grande del misterio, de la Luz.

Así

Y así fue, se abrió la Puerta Grande del misterio, no la del corte de dos orejas por una estocada caída que pasó a no importar, sino la Puerta Grande que otorga la trascendencia de lo excelso, de lo mágico, del duende sevillano trasladado hasta la Tierra de la Gente Buena en la persona de José Antonio.


Bueno como el pan y con magia como los gitanos, Rodolfo Rodríguez “El Pana, partió plaza como lo haría “cualquier” Pana, con puro en la boca, paso a paso y lo hizo a lado de otro gitano; Morante de la Puebla y también a lado de un torero de raza y mucho temple; Juan Pablo Sánchez.

Con el percal estuvo poco limpio en las verónicas, pero el remate de estas cargado de arte y genialidad quedó para posteridad. Luego con la muleta lo sacó de las tablas y una vitolina estética adornó sus primeros pases de la tarde. El Brujo traía vena, ganas, sonreía y nos regaló derechazos largos, el de Montecristo tenía codicia y solo una tanda más consiguió El Pana, porque después de una trincherillas el toro regresó inmediatamente y lo tiró al suelo, en el suelo hizo por el y fue ahí cuando le pegó la cornada en el muslo izquierdo.  Morante tuvo que matarlo y lo hizo con entera efectiva.

El toro no sabe de edad y no le perdonó lo que físicamente ya no le es posible, pero el “Pan Brujo” (como le gritaron en el tendido) es eso, brujo y estos siempre tienen en su alma recetas para renacer.

 

El Pana no pudo terminar lo que había iniciado

El hidrocálido, Juan Pablo Sánchez, una vez más con raza y valor sereno.


Con el primero de su lote y el toro que le correspondía al Pana intentó en todo momento, le costó tomarles el pulso a los complicados toros de Montecristo, largos muletazos y dosantinas honestas, con los pies atados a la arena. En ambos se fue en silencio y tuvo que sobreponerse al que cerraba plaza.

Y el de la tierra tuvo que mostrar total entrega ante el sexto

Breve de capote y con la muleta se la jugó, después de una fuerte voltereta regresó a la cara del burel y lo toreo en la cercanía de las tablas, templó las embestidas de este por naturales y derechazos, para después levantar al respetable con tres dosantinas. Pinchó y con entera en buen sitio la afición lo invitó a dar una merecida vuelta al ruedo.


*Fotografías de Muriel Feiner.