0 2 min 9 años

logoOBJETIVO 7 OJOADN/FL.- Los argumentos de los defensores de la cultura de la muerte con respecto al aborto se basan, entre otras cosas, en que la legalización de la interrupción del embarazo acaba con los abortos ilegales y, para justificar sus tesis, inflan las cifras de estos últimos hasta extremos fuera de toda lógica.

Esta tendencia a tergiversar las cifras se ha dado en todos los países donde se han aprobado leyes abortistas, sobre todo en aquellos donde son más permisivas, como así ha sucedido en España. Aluden a grandes cifras de abortos ilegales para justificar la legalización del aborto y así, según ellos, poder reducirlos, pero la realidad es otra.

En el caso de México, por ejemplo, los defensores del aborto argumentaban en 2006 que se producían anualmente entre medio millón y un millón de abortos ilegales en el país y que había que acabar con aquella sangría.

Sin embargo, las estadísticas de la propia administración han demostrado con el paso de los años la falacia de aquellos argumentos. Así, según la Secretaría de Salud del Distrito Federal, mientras en 2008 se produjeron 13.404 interrupciones del embarazo, cada año esa cifra ha ido en aumento y en 2012 se alcanzaron los 23.250 abortos, lo que representa un incremento del 73,75%.