0 7 min 9 años

municipioshipotecados-600x375

Municipios hipotecados

Río Doce

Siguen el mismo camino del Gobierno estatal: endeudamiento

La deuda de los municipios de Sinaloa aumentó 92.15 por ciento en los últimos seis años, llegando a mil 176.28 millones de pesos al término de 2012 de acuerdo con el Comité Ciudadano de Evaluación de Estadística Económica de Sinaloa (Ceees), que recibe reportes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Ello implica que las obligaciones financieras de los ayuntamientos casi se duplicaron, pasando de 612.16 millones de pesos al cuarto trimestre de 2006, a mil 176.28 millones de pesos al mismo periodo de 2012 (ver cuadro 1).

Los ayuntamientos que poseen mayores créditos son Culiacán con 371.75 millones de pesos, Mazatlán con 315.16 millones de pesos, Guasave con 205.88 millones de pesos, Ahome con 85.23 millones de pesos y Navolato con 71.41 millones de pesos. Los únicos que aparecen sin obligaciones financieros son Angostura (que actualmente busca el permiso para un préstamo) y San Ignacio.

El académico de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UAS, Luis Armando Becerra, señala al respecto que son tres municipios los que concentran la mayor parte de las obligaciones y que en la entidad contamos con ayuntamientos muy costosos que se reflejan en la deuda.

“Los casi mil 180 millones de pesos los deben 16 ayuntamientos nada más, obviamente el mayor porcentaje lo tiene Culiacán con el 32 por ciento, Mazatlán con un 27 por ciento y Guasave con un 18 por ciento. Estos tres ayuntamientos representan el 77 por ciento de la deuda de los municipios”, indicó.

Sin embargo, estas cifras no incluyen las cantidades que autorizó el Congreso del Estado a los municipios para que gestionen más préstamos, entre los que se encuentran: 498 millones de pesos para Culiacán, 120 millones de pesos para Guasave, 42.1 millones de pesos para Navolato y 20 millones de pesos para El Fuerte.

En espera de ser autorizadas se encuentran las iniciativas de Ahome por 200 millones de pesos, Salvador Alvarado por 15 millones 532 mil 145 pesos, Angostura por 15 millones de pesos, Badiraguato por 9 millones 526 mil 570 pesos y Escuinapa por 2.5 millones de pesos.

INEFICIENCIA, OTRO LASTRE

Para Becerra los alcaldes están comprometiendo más de la mitad de los ingresos federales futuros de los municipios pues su relación con la deuda es muy elevada.

“El problema es que de los ingresos por participaciones federales de los ayuntamientos la proporción de la deuda es muy alta, estamos hablando de que de cada peso que van a recibir los ayuntamientos por participaciones federales están comprometidos 57 centavos por la deuda, quiere decir que el margen que les queda es muy reducido”, mencionó.

Además los ayuntamientos se muestran ineficientes para gastar los recursos de que disponen, explica Becerra, pues están sobrepolitizados y en ese sentido cambian constantemente el personal, engrosan la nómina, afectan los recursos que podrían destinarse para los servicios públicos y generan un gran costo para los ciudadanos.

“En el presente, el que pidan prestado para construir un hospital, una carretera, generan beneficios, pero no se nos olvide que toda deuda se tiene que pagar” y advirtió el académico que no se puede vivir de “pura deuda” porque llega el momento en que se vuelve impagable.

“Lo que tenemos que hacer nosotros como ciudadanos es exigirle a las autoridades, primero que no se consuman nuestro futuro, segundo, que se restrinjan al ingreso presente y, tercero, que hagan más eficiente el cobro que tienen de los impuestos como el predial, pues todos los ayuntamientos tienen una cartera por cobrar que no ejercen por motivos políticos, entre otros… y no estoy hablando del ciudadano que paga 300 o 500 pesos de predial, hay grandes predios y grandes edificaciones que pagan miles de pesos, si no es que millones y que ahí están, se amparan, buscan las formas de no pagar, de subvaluar los bienes, ahí hay mucho dinero”, aseguró.

SINALOA ENDEUDADO

Durante el mandato de Mario López Valdez la deuda pública del Gobierno del Estado creció de 2 mil 620 a 5 mil 159.65 millones de pesos, por lo que aumentó 96.93 por ciento la deuda pública en los últimos dos años.

En 2011 fue requerido un préstamo por 2 mil 600 millones de pesos. No obstante que el crecimiento de la economía sinaloense fue negativo en 0.44 por ciento ese mismo año según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Estas cifras no incluyen los 771 millones de pesos del Bono Cupón Cero aprobado por el Congreso del Estado el 13 de marzo de este año. El préstamo es con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos y planean destinarlo para infraestructura carretera (430 millones de pesos) y del Sistema de Justicia Penal, así como para el Instituto Sinaloense de Cancerología.

Expresó Becerra que no desea ver que Sinaloa se convierta en el nuevo Coahuila: “Soy de la opinión de que el Congreso del Estado no autorice más endeudamientos, al contrario, que promueva programas de saneamiento de las finanzas públicas y que el Congreso hiciera un plebiscito para preguntarnos a los ciudadanos si queremos más deuda”, expuso.

Aunque los municipios aún pueden hacer frente a sus obligaciones, la velocidad en que está creciendo la deuda “puede llegar a ser impagable”, concluyó el académico de la UAS.

 

Obligaciones financieras de los municipios de Sinaloa
IV Trimestre del   Año Millones de Pesos
2006 612.16
2007 995.10
2008 946.55
2009 935.50
2010 1,113.70
2011 1,092.59
2012 1,176.28
Tasa de   crecimiento 92.15%
Fuente: Ceees,   con cifras de la SHCP   al cuarto trimestre de cada año.