0 10 min 9 años
El perseguidor de Aguascalientes. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.
El perseguidor de Aguascalientes. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.

Raza Cero.- Los político y los funcionarios de la
“incomunicación”, que son los que
reparten los “chayotes”, los que deforman la realidad, los que maquillan
las pendejadas de los políticos y funcionarios, y los que “pican los ojos”,
siempre andan diciendo que nadie habla de lo bueno que existe en un gobierno, ni de las cosas bonitas de una
entidad, sobre todo cuando está sometida a la presión política o está en la
anarquía y en el desgobierno. Muchos
son los gobiernos que están en tales
condiciones y muchos, pues, son los
“jefes de comunicación social” que se
dedican a despotricar contra todos los
periodistas a los que no tienen domesticados y, cuando aparece alguna nota
de crítica o de análisis que no le gusta
a su gobernador o a uno de los altos
funcionarios del gobierno, para ellos
es muy sencillo decir: “lo que sucede
jefe es que no te quiere”, “tiene algún
patrocino de tus enemigos políticos”
o “anda buscando que le aumentemos
el “chayo” o le demos un contrato o
aprobemos una partida especial para
él y su medio”, pero jamás le dicen la
verdad, no se atreven, nadie se atreve a poner en juego su jugosa chamba para no hacer nada… y cobrar muy
bien cuando obtienen dádivas de algunos editores o “sicarios de la incomunicación”, quienes al recibir las sumas
de los acuerdos firmados y aprobados
por el señor gobernador, les entregan
una jugosa suma como “gestores” de
la misma y por obtener el pago directo
y a tiempo de parte del que paga, que
es el que manda… y así van haciendo
su “cochinito” que, en algunos casos,
les permite retirarse de la vida oficial
y dedicarse a la privada como editores
o bien atendiendo sus negocios y vivir
muy bien, gracias a tener la paciencia
y el estómago para aguantar a los polí-
ticos y las regañadas y chingas que es
andar siempre atrás del que manda y
ordena, y recibir los reclamos cuando
se habla mal del mismo o cuando no le
gustó una foto o un artículo… pero en
fin, de acuerdo al sapo es la pedrada.
Pero para que no se quejen cuando
menos en Oaxaca, que es donde vivo,
tenemos que felicitar a dos alumnos
indígenas del Colegio de Estudios
Científicos y Tecnológicos de Tlalixtac de Cabrera que obtuvieron el
primer lugar en el concurso de “Mini
Robots”, que fuera organizado por estudiantes de la carrera de Mecatrónica de la Universidad Tecnológica de
Tehuacán, Puebla. Los alumnos, para
que lo sepa el gobernador, dirigentes
sindicales, el “secretario” de Educación y los pinches periodistas que no
hablan bien de lo que hay de bueno en
la entidad, son: Noel García Heredia e
Iván López Díaz, del sexto grado, que
fueron asesorados por el técnico Marcos Martínez Limón… a ver si cuando
menos les dan un apapacho o les giran
una beca para salir de la jodidez.
Y, para equilibrar el asunto -no vayan
a pensar que ya me llegaron al precio
o que recibo “chayos” del “director de
Comunicación Social” del gobierno el
estado-, también tenemos que dar la
mala, no se crea que lo hacemos con
mala leche, sino porque es la realidad
y la realidad no se cambia por decreto
o se oculta por la presión y el gusto de
un político o un pinchurriento jefecillo de prensa. No, que va, la realidad es
la realidad, y así se tiene que señalar
que: “En 28 meses del gobierno de Gabino Cué Monteagudo, hay al menos
197 feminicidios documentados pero
no aclarados y han “desaparecido” 57
adolescentes entre los 13 y 17 años de
edad, según declaraciones de la directora adjunta de Consorcio Oaxaca,
Yésica Sánchez Maya y publicado en
La Jornada del día 9 de abril en una
nota de J. Pérez Alfonso y C. García.
Hace unos días, uno de los editores
con los que publico mis columnas me
comentaba que el “director de ‘incomunicación’ social” le había dicho que
si no cambiaba en sus críticas y comentarios y si no controlaba a su “gente”,
pues no podría hacer nada para que
el gobernador aceptara un “convenio”
de prensa con él, y por tanto no habría
recursos para aumentar los planes de
circulación del diario. Esta es una de
las desgracias que, tal vez por andar
tan pero tan ocupados, los jóvenes del
YO SOY 132 no han visto: la degradación que sufre la prensa y los medios
de comunicación en la inmensa mayoría de los estados; es más, cuando
uno de los medios tiene o cuenta con
los suficientes recursos y el valor para
continuar con sus críticas y bastarse
con su publicidad comercial y la venta de sus productos, lo que hacen los
“señores gobernadores” es aliarse con
algunos editores o buscar prestanombres para hacer su propio medio de
comunicación que haga el “balance”
de los críticos que le están rompiendo
la madrolina y le están cayendo en los
“esos”… ya saben que cuando no se escucha a los políticos se expresan de la
tiznada de los enemigos y les amenazan por todo, hasta desaparecerlos si
es necesario… ya ven como se las gastan… que hasta asesinan candidatos a
la presidencia de la República o quieren eliminar diputados y senadores.
Y es que la verdad sea dicha, los polí-
ticos y funcionarios viven mucho de la
“buena prensa” y de la comunicación
que les avienta incienso o que habla
bien de ellos, de sus obras y talentos o
que, simplemente, no dice nada pero
nada, ni para bien ni para mal… como
la mierda de los pericos que, ni huele
ni hiede… y como a todos siempre que
se les pega en el ego, pues les duele,
son sensibles y tienen la piel muy frá-
gil, ya saben eso de que “duele más el
cuero que la camisa” y bueno, a nadie
le gusta que le digan que es pendejo
o ratero, que le descubran que lo que
prometió no lo ha cumplido, que en
vez de gobernar con honestidad se dedica a hacer negocios con sus cuates y
compadres y que, en vez de alimentar
la buena onda con los demás grupos
sociales y políticos pues los compra,
los amenaza o de plano los manda
chingar… y si todo esto sucede y algunos desgraciados comunicadores o
editores no se doblegan a sus caprichos y voluntades, pues habrán de joderlos y joderlos hasta que revienten
o se vayan o les apliquen aquello de:
encierro, entierro o destierro, que tan
bien aplican los políticos que se desesperan.
Pero además, lo que no saben o hacen como que no saben los políticos y
funcionarios es que los “directores de
comunicación social” les dicen cosas
que en la realidad no suceden y, así,
prefieren “comprar las voluntades”
de comunicadores de nivel “nacional” para que, paseándoles, pagándoles su estancia y su viaje y dándoles
una lanita para sus gastos, pues hablen
bien de lo que no ven o no quieren ver
los pinches periodiqueros críticos
que chingan y chingan todo el tiempo, y bueno, es que así se les engaña,
porque no saben que los “diarios de la
capital” en los estados tienen mucho
menos circulación que cualquier pinche pasquín local y que la gente ya no
tiene dinero ni para comprar tortillas,
menos para el lujo de comprar diarios
nacionales… pero el ego es cabrón,
muy cabrón, no hay político ni funcionario al que no le encante recibir
flores y halagos… y si hay que pagarlos
pues a pagarlos, a nadie le gusta aparecer en la página de nota roja o que
sus cuates y compadres que solamente andan de chismosos, les hagan los
comentarios de:
ya viste lo que
escribió fulanito de ti… ya ni
la jode, algo ha
de querer o le
está pagando
alguno de tus
enemigos políticos para que te
fastidie o quiere
algo…”.