0 4 min 2 meses

La ex alcaldesa de Aguascalientes que no logró su sueño de ser gobernadora del estado del mismo nombre, terminó mulmillonaria y al amparo del poder público, la impunidad y el neoliberalismo, hizo crecer el negocio de “sus hermanos”, las licorerias Alameda que crecieron exponencialmente en sucursales y hasta se compraron una bodega inmensa en la llamada Salida a Zacatecas casi en su cruce con la carretera de Aguascalientes a Jerez, Zacatecas.

Y es que, cuando el presidente habla de los conservadores que sólo buscan seguir saqueando a México a cualquier costo y concentran sus fuerzas en un partido que inició con la Revolución mexicana, el PRI y el PAN, fundado por Adolfo Hitler, una alianza por si sola perversa y terrible por sus mismas confrontaciones ideológicas que terminaron cuando los unió su amor por los dineros, las tierras, los mares, los ríos, los bosques, selvas y miles de bienes de la Nación que regalaron a unos cuantos corruptos que se volvieron multimillonarios de la Lista de Forbes gracias a que practicamente se apropiaron de México llegando a robar en 30 años más que en 300 años de dominación española ya que se quedaron con practicamente todas las empresas de la Nación, con sus dineros y sus tierras de las que se repartieron 120 de 200 millones de hectáreas que comprenden la República Mexicana entregándoselas estas y estos saqueadores que, en nombre del bien común y la libre empresa no sólo se enriquecieron entregando a México sino que hasta sus socios se hicieron como en el caso de la Martínez y de Pedro Domecq y como Iberdrola también la empresa de la polítca de marras es española po lo que el saqueo continua 500 años después apoyados por traidores de la Patria como la Lorena que nos descalifica por fumar mota lo que es tan legal como revolcarse entre mujeres lo que le produce dividendos a sus seguidoras. Lo ilegal es robar y saquear en nombre de una supuesta ideología.

Fue esta retrógada fascista, la primera que me echó a la policía en el palacio municipal de Aguascalientes cada que iba a tabajar como periodista o hacer pagos sin que lograra hacerme nada la muy hija de la chingada guerra Cristera. Luego le siguió Toño, coordinador de la campaña de la Moches y quien también se benefició de estos moches en las reformas saqueadoras de Enrique Peña Nieto, de Toño del cual ni recuerdo su apellido al que le intentaron ejecutar a su hermanito agiotista en su campaña por el municipio sabiendo todos que eran puras fichitas, puro retrógado, puro saqueador pura gente del bloque conservador que vota por odio en el Congreso mexicano en contra de todo lo razonable y contra todo que que no sea robar, saquear y mantener impune a la clase politiquera de este desgraciado país.