0 5 min 9 años

ADN/El Periódico.- Al menos 20 presuntos narcotraficantes y dos policías han muerto en México este martes en varios ataques “planeados con anticipación” contra efectivos federales en el estado occidental de Michoacán, han informado fuentes oficiales.

Un alto mando de la Policía Federal ha confirmado a Efe que comandos armados del cártel de ‘Los Caballeros Templarios’ habían atacado en seis ocasiones a grupos de agentes que circulaban sobre diversas carreteras de ese estado.

“Se trató de ataques planeados con anticipación, en los que participaron individuos con armas largas ocultos en los cerros, además del bloqueo de carreteras con autobuses y otras unidades”, ha dicho en un comunicado la Comisión Nacional de Seguridad.

Entre las fuerzas federales hay 15 heridos por estos ataques, además de un número no determinado de lesionados entre los comandos que atacaron a los efectivos policiales, según fuentes oficiales.

Uno de los ataques se registró en la autopista que une a Morelia, capital de Michoacán, con la costa del Pacífico, y dos más en la carretera que comunica entre sí a los municipios de Tumbiscatío y Arteaga.

Tres atentados más se produjeron en los municipios de Aguililla, Múgica y Aquila, éste último en la costa del Pacífico.

REPELER LAS AGRESIONES
La Comisión Nacional de Seguridad indicó que los efectivos de la Policía Federal que fueron atacados “en todos los casos” repelieron las agresiones lanzadas en su contra.

Las autoridades han reportado cuatro “narcobloqueos” levantados en la autopista que conecta a Morelia con la costa y en la carretera que une esta vía con el municipio de Apatzingán, principal bastión de ‘Los Caballeros Templarios’.

Varios vehículos fueron incendiados por los narcotraficantes.

En coordinación con efectivos militares “se continúa en la búsqueda de los responsables de estos ataques y se reforzó la vigilancia para garantizar la seguridad de quienes transitan por los caminos de la región”, ha agregado la Comisión Nacional de Seguridad.

Este lunes, presuntos integrantes de ‘Los Caballeros Templarios’ habían disparado contra centenares de personas que se manifestaban afuera de la alcaldía del municipio de Los Reyes, en la zona indígena purépecha de Michoacán, donde asesinaron a cinco personas.

Los manifestantes estaban congregados allí para denunciar presuntos actos de corrupción de la policía municipal.

Ese mismo día, en la carretera costera que comunica las poblaciones de Caleta de Campos y Chuquiapan, seis policías federales resultaron heridos al ser tiroteados desde montañas.

ATAQUE A UN CONVOY
El pasado 18 de julio pasado, los narcotraficantes atacaron a un convoy de la Policía Federal en la autopista Siglo XXI, que une a Morelia con la costa, y mataron a tres agentes.

En esa misma fecha, los presuntos delincuentes habían asesinado a cinco hombres en el municipio de Buenavista Tomatlán, donde 24 horas después aparecieron los cadáveres de dos mujeres y dos hombres más colgados en un arco metálico.

‘Los Caballeros Templarios’ nacieron en el 2010 como escisión de ‘La Familia Michoacana’. Ese grupo del crimen organizado está acusado de ser responsable del tráfico de drogas, de secuestros y extorsiones.

Michoacán sufre constantes actos violentos por enfrentamientos entre grupos criminales rivales y por choques armados con las fuerzas de seguridad y con grupos de defensa comunitaria formados por pobladores de la comarca.

El estado cuenta con más de 270 kilómetros de litoral en el Pacífico y zonas con diversos climas, lo que lo convierte en un paraíso para el tráfico de drogas provenientes de Sudamérica y la producción de marihuana y de estupefacientes sintéticos.

Las autoridades mexicanas mantienen en este estado un operativo de seguridad con mando único, ante el incremento de la violencia en esa región.