0 15 min 9 años

HEADER1

Texto: Lucy
El Blog de Lucy.- En esta ocasión voy a escribir hasta que me canse, si me terminan de leer les doy las gracias, y si no es así pues ni hablar. Este podría ser mi último post.
Escribo, como en las últimas veces, con mi cara llena de llanto, porque las lágrimas brotan y no paran. Me he quejado mucho de la desesperación en los últimos días, pero creo que ha sido muy inspiradora, hace buen equipo junto a la soledad. Esta vez voy a escribir porque lo necesito, y voy a decir cosas que no había dicho, y no para que sientan pena o lástima por mí, más bien porque quiero que lo sepan.

Sí, las últimas semanas han estado cargadas de emociones espantosas, de sufrimiento, espera, desesperación, injusticias, lágrimas, horror, terror, miedo, insomnio, y de hambre, entre otras cosas. Para qué les digo que estoy mal si lo saben, al menos quienes sí pueden aceptar la realidad que estoy viviendo, los observadores de mi historia, quienes me han acompañado por mucho tiempo.
A veces hasta me parece chistoso que esté pasando esto, yo que tenía una vida cómoda, un futuro casi asegurado, y sonrisas todo el día, pero inicié Blog del Narco y mi suerte cambió. ¿Si no hubiera hecho nada? ¿Si hubiera sido una mexicana indiferente con la realidad? ¿Si me hubiera quedado callada? ¿Si hubiera decidido dejarme la venda en los ojos? Cuántas preguntas que no van a tener respuesta, y por eso quiero dejar de hacérmelas, porque ya no puedo cambiar nada y aquí estoy, atorada.
Cuántas veces he tenido que enfrentarme conmigo misma y aceptar que hice algo que otros nunca hubieran hecho, simplemente porque no soporto las mentiras, y porque quería que la gente conociera la realidad de lo que estaba ocurriendo en México. Uno se puede enfrentar con medio mundo, pero enfrentarse con uno mismo, encararse y luego intentar perdonarse, es lo más complicado. No es sencillo mirarte a un espejo y enfrentarte con tu realidad cuando tenías todo para que fuera diferente. No es sencillo, nada fácil. Que doloroso es tener que justificarte de tus actos contigo mismo, lo más complicado es realmente perdonarte por lo que hiciste y por lo que no hiciste.
Si existiera alguna fórmula mágica, o qué se yo, y si me volvieran a colocar en el día que decidí iniciar Blog del Narco, y me mostraran día a día hasta llegar a hoy todo lo que tenía que pasar, diría que sí lo volvería a vivir, sin embargo al saberlo me hubiera preparado, hubiera intentado tener dinero suficiente para poder irme a un lugar seguro y vivir tranquila luego de que el espejo se rompiera. Me hubiera preparado para no pedirles ayuda, porque sabría que en un futuro me darían la espalda, como ahora lo están haciendo. Y después de esa llamada hubiera tomado otras decisiones, que creo serían más adecuadas que las que tomé. Pero eso no existe, no se puede regresar el tiempo y mi sed me gana.
Mi resignación está a punto de encontrarme, puede ser doloroso, hasta miedo me da. Pero siento que está a punto de llegar, lamentablemente puedo presentir que no tendré un buen final, todo apunta a eso. No sé qué vaya a pasar conmigo, quisiera darme un buen final pero no solo depende de mí.
Explicarles lo que traigo dentro es complicado, a veces me enojo conmigo misma, si yo pudiera hacer más… pero no. Siento que me asfixio, que estoy cargando con miles de muertos, esos que publicaba en el blog: los ejecutados, descuartizados, colgados, los identificados, los no identificados, los inocentes, y todos. Es increíble pero solamente de recordar las imágenes, los videos y fotografías… es espantoso que no me los pueda quitar de la cabeza. Ya no soporto vivir con tantos fantasmas, vivir así, ya no puedo con esto, es desesperante, terriblemente asfixiante.
Hubiera querido ir con un psicólogo para contarle todo, para desahogarme, pero nunca pude y ahora menos. Me he guardado tantas cosas, yo no soy un personaje, yo soy real de carne y hueso. Yo siento, yo sufro, yo lloro, yo estoy sola, yo estoy abandonada. No soy La Reyna del Sur, soy Lucy la de Blog del Narco. Soy mujer, soy mexicana. Ojalá mi historia fuera diferente, es injusto que siendo una buena persona ahora tenga que estar viviendo cosas terribles, pero dicen que la vida no es justa, que realmente la justicia se hizo para unos cuantos, para los que son privilegiados.
Creo que pude haber hecho más, creo que realmente estoy enojada conmigo misma por eso, porque no insistí lo suficiente para que mis familiares, amigos y conocidos, no votaran por Calderón, tal vez si él no hubiera sido Presidente todo esto no hubiera ocurrido, porque es una trágica desgracia histórica para México, para América Latina, para el mundo entero. Lo que ocurrió en mi país no puede quedarse nada más así, miles de familias sufrieron por la guerra contra el narco, millones de mexicanos nos vimos presos por un problema que nada tenía que ver con nosotros. Tal vez si ese hombre no hubiera llegado a la Presidencia las cosas hubieran sido muy, muy diferentes. ¿Por qué se tiene que quedar así? ¿Qué nadie le va a pasar la factura? ¿Lo van a llevar a juicio algún día por su mala decisión que perjudicó a México entero?
Estoy hasta la madre de estar en este camino de espinas, porque estoy sufriendo mucho y me duele. ¿Qué pensaban de mí? Ni si quiera se imaginaban que realmente fue traumático publicar todas esas noticias sangrientas, ver todas esas fotografías y videos espantosos. Ni si quiera se imaginaban que mientras hacía mis redacciones me pasaba escuchando música de Shakira, Juanes, Alejandro Fernández, Alejandro Sanz o Luis Fonsi, para que no me afectara tanto, para poder sobrellevar lo horrible que estaba pasando en mi país. Ni si quiera se imaginaban que la música era la única que me podía acompañar en esos días tan oscuros, tan solitarios y de tanto estrés.
Me acuerdo cuando en Blog del Narco me dejaban comentarios, algunos muy buenos, otros hasta reclamando, me decían cosas como: “Pinche admin huevón pon más noticias cabrón”, “Admin chingado no te duermas y ponte a jalar”, “No mames admin haz tu jale”. Hasta me mentaban la madre, y me exigían e insultaban como si yo fuera su empleada y ellos mis patrones. También me acuerdo de la gente que siempre escribía como “El Chapin Alterado”, “La Sirenita” o el “Vivo a dos cuadras”. Me acuerdo de los “primis”, los que se peleaban por ser el primero en comentar en los post. También recuerdo que la gente comenzó a comentar el por qué el admin era tan sentimental, ya que yo una mujer escribía mensajes de Navidad y Año Nuevo. Ahora muchos se explican el por qué a veces el admin era así.
Estoy muy cansada de correr, ya no quiero, ya no puedo, pero sé que tengo que seguir intentando. Porque no quiero tener un mal final. Pero, de verdad es muy desesperante estar sin nada y sin poder hacer nada. Es horrible, por el hambre he estado tentada en llegar a la Embajada de México en España, les confieso que hasta he rondado por el lugar, pero no, no puedo, obviamente no puedo, definitivamente no puedo.
Hace unos días fui a comprarme una hamburguesa, pero caminando de regreso al sitio donde vivo, me encontré a una mujer de edad adulta, se acercó a mí y me preguntó si no podía ayudarla para comprarse algo de comer, porque no había comido y no tenía. La miré fijamente y le di la bolsa de comida, ella me miró de vuelta y me dijo que yo también tenía cara de hambre, (y lo notó bien porque no había comido nada) le contesté que sí pero que no importaba. La señora me invitó a sentarme en unas bancas que estaban a unos metros, le dije que sí. Nos sentamos y ella abrió la bolsa, me dio las papas. Me compartió lo que yo le había compartido. Le conté que yo no comía carne, que tenía muchos años de no comer carne pero que me había alcanzado para una hamburguesa y pues ni modo, tenía que comer carne… pero finalmente no comí la hamburguesa, y tampoco comí carne, así que le dije que ella me había “salvado” de eso. Yo dejé de comer carne roja cuando inicié Blog del Narco, sinceramente era insoportable comerla luego de ver a tantas personas ejecutadas en fotografías y videos.
La señora se conmovió con eso, me preguntó por qué le había regalado la hamburguesa si yo también tenía hambre, le dije que me había nacido en ese momento y no podía decirle que no. La señora comió la hamburguesa y me lanzó una gran bendición, me dijo que yo era una chica buena. Ella me contó su historia, muy triste, al igual que la de muchos españoles. Ella fue muy amable, e intentó aún con su propia desgracia sacarme una sonrisa. Era una señora grande que no conocía mi historia, así que le conté un poco. Y se lo conté porque le dio curiosidad mi acento… le dije que era víctima de mi propia “fama”, que había hecho algo importante en mi país y que ahora estaba completamente sola, sin nada. Le dije que había salido corriendo de mi país porque me vi obligada a hacerlo. La mujer me dijo que aunque yo estuviera en desgracia podía estar tranquila, porque era una buena chica y que aunque la tormenta me cayera encima al final iba a ver el sol, junto al arcoíris.
Encontrarme a esa señora no fue casualidad, en su desgracia, sin tener dinero, ni comida, tenía un pequeño piso y me ofreció quedarme con ella si algún día lo necesitaba. Me dio su dirección y yo le dije que mi meta era irme de España, pero que antes de irme iría a buscarla para darle un abrazo y que me diera de nuevo su bendición. La señora me dijo que disfrutara el llanto, la desgracia y hasta la canija hambre que tengo, que estaba segura, completamente segura que yo iba a poder ser feliz algún día. Quiero creerle, es lo menos que se merece.
Sé que hay gente buena, hay gente que me escribe palabras de aliento, que me manda buenas vibras. No saben cómo se los agradezco. Sé que me están enviando sus mejores deseos, me están mandando fuerza. Pero, ahora que pido ayuda lamentablemente ha sido muy poca gente la que ha tenido la voluntad de intentar salvarme de mi desgracia, y lo más curioso es que sea gente de otros países. Pero también sé que hay mexicanos buenos, lo sé. Mucha gente me ha enviado comentarios donde me preguntan el por qué no he recibido la ayuda suficiente para poder irme de España, pues en parte la respuesta es porque soy mexicana, porque no soy cubana como Yoani Sánchez, o estadounidense como Edward Snowden. Recuerdo que cuando Yoani fue a México, muchísimos mexicanos la ayudaron. Y no tiene nada de malo, de hecho personalmente no tengo nada contra ellos, digo, cada quien. El punto es que soy mexicana, no soy cubana ni estadounidense y yo no importo mucho. Yo solo soy una chica que informó en los momentos más críticos de la guerra contra el narco, una chava que le quitó la venda a millones de mexicanos, una mujer que ayudó a que muchas familias pudieran identificar a sus muertos y reclamar sus cuerpos, una joven que hizo que miles de chavos intentaran tomar otro rumbo en su vida. Eso hice, solo eso.
Y muchos mexicanos no quieren aceptar la realidad que estoy viviendo, hasta me critican o se burlan… pero puedo decirles que yo con desgracias, hambre, sufrimiento y soledad, al menos soy libre, soy una mexicana libre que puede decir lo que siente, y muchos de ustedes están presos, nunca serán libres… porque no quieren.
Me dejaron sola, no sé qué vaya a pasar conmigo, si alguien me quiere apoyar puede escribirme a contacto.blogdelucy@gmail.com . Gracias por todo.

Read more at http://www.blogdelucy.com/2013/07/mis-ultimos-dias.html#AJoGezpaEPTYZHVs.99