0 2 min 9 años

El narco, un pretexto para acusar a los opnentes, y en muchos casos, a veces, resulta cierto. Imagen: Reporte Índigo.
El narco, un pretexto para acusar a los opnentes, y en muchos casos, a veces, resulta cierto. Imagen: Reporte Índigo.
ADN/Globedía.- La muerte, la violencia y la compra de votos, caracterizan las primeras elecciones regionales en México, en lo que va del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Ante la falta de una oferta clara que distinga a los candidatos a la gubernatura de Baja California, a las presidencias municipales y a los congresos locales, para la mayoría de los ciudadanos estas elecciones solo tendrán un signo predominante: El aburrimiento.

A pesar de que en México existen siete partidos políticos con registro, la presencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la presidencia de la República hacen que las cosas se desequilibren de forma importante, por eso, según los analistas, la única opción que han encontrado los partidos de izquierda y de derecha es aliarse para poder enfrentar con relativa seguridad al PRI.

Benito Juárez
Gobierno
Si el PRI gana Baja California, si el PRI gana Benito Juárez los problemas internos tanto del Partido Acción Nacional (PAN) como del Partido de la Revolución Democrática (PRD) se van a agudizar, poniendo en peligro las dirigencias.

A balazos, los narcotraficantes también definen algunas elecciones locales. “Acaban de matar a otro coordinador de campaña del norte del país, eso significa que ahí se está jugando también, la parte del dinero del territorio y el trasiego de droga”, dijo una periodista, Lilia Silvia Hernández.

Ramsés Ancira, Ciudad de México.