0 8 min 9 años

NadieCede (1)En el 2010 apareció una pareja asesinada en el barrio de clase alta Bosques
de las Lomas. El mismo día se encontraron cadáveres encajuelados en la
zona turística de Xochimilco. Estos
últimos fueron atribuidos al cartel
de La Familia y la banda de sicarios
lideradas por Edgar Valdez Villarreal,
alias La Barbie, hoy preso.
Según Edgar Valdez Villarreal, los
Beltrán Leyva y la Familia Michoacana operan desde hace varios años en
la zona conurbada de la Ciudad de
México.
Una serie de arrestos importantes
se han dado al interior de la ciudad,
donde la presencia de los capos de la
droga es reiterada. “El Rey Zambada”,
uno de los miembros más importantes
del Cartel de Sinaloa, fue detenido en
Lindavista, al sur de la ciudad.
En el DF también fueron detenidos el
colombiano Juan Diego Espinoza Ramírez, alias El Tigre, y su novia Sandra
Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”.
La ciudad de México se creía hasta
el momento ajena a la violencia que
desangra otras poblaciones del país.
En las últimas semanas la desaparición de doce jóvenes de una discoteca
y una masacre en un popular barrio
evidenciaron que los carteles de las
drogas sí hacen presencia en la capital
del país.
El domingo 26 de mayo, doce jóvenes
desaparecieron del bar Heaven a plena luz del día, en la Zona Rosa de la
ciudad de México. El martes siguiente, familiares y amigos se manifestaron afuera de la discoteca cuyo frente
dice ser una marisquería y por dentro
funcionaba como bar.
“Ayúdanos a encontrar a Rafael Rojas”. “¡Pedimos cámaras y justicia,
ayúdanos!”. “Se busca Sadi Sánchez G.
19 años, 1.85 mts. No han sido vistos
desde el sábado en la Zona Rosa, en
Heaven”, son algunas de las cartulinas
que hoy permanecen colgadas junto
a la puerta de la discoteca que ya fue
clausurada por las autoridades de la
ciudad de México.
Hoy se sabe que los jóvenes de entre
16 y 22 años, eran originarios del barrio bravo de Tepito. Las versiones de
los hechos son encontradas y, a más
de dos semanas de desaparecidos, se
desconoce el paradero de los adolescentes y sus captores.
Un mes antes, Luis Orlando Flores
García, de 20 años, fue “levantado”
con otros seis jóvenes del bar Virtual
Club, en una zona popular del norte
de la Ciudad de México.
Con los doce jóvenes que continúan
desaparecidos del Heaven, siete más
del Virtual Club y otro caso que data
de hace dos años, suman ya 20 “levantados” en el Distrito Federal.
A este hecho se suman una masacre el
7 de junio pasado en un gimnasio de
Tepito. Hombres armados irrumpieron en el lugar y asesinaron a cuatro
personas en este barrio popular, considerado uno de los más violentos de
la ciudad de México.
Mientras las autoridades niegan que
en el Distrito Federal operen carteles
del narcotráfico, para expertos y analistas la realidad es otra.
El jefe de Gobierno del DF, Miguel
Ángel Mancera, aseguró que en la
Ciudad de México no está “asentado
ningún cártel de la droga” y atribuyó
los hechos de violencia a problemas
entre pandillas.
El columnista mexicano Jorge Fernández Menéndez, especialista en temas
de seguridad, dice que los desaparecidos de Tepito son el resultado de
la lucha que se da entre varias organizaciones “por el control del narcomenudeo en distintas zonas de la
ciudad, particularmente en Tepito, la
Condesa, Polanco y ramificaciones en
muchas colonias populares de la ciudad”.
Asimismo, la Confederación Patronal
de la República Mexicana de la ciudad de México, Coparmex, sospecha
que los carteles de la droga pudieran
haberse establecido en la capital de la
República.
Las últimas investigaciones de la procuraduría capitalina indican que el
viejo cartel de Tepito, y uno nuevo
que se hace llamar La Unión, podrían
estar implicados en la desaparición de
los jóvenes el pasado 26 de mayo.
Por su parte, la señora Isabel Miranda de Wallace, considerada en México
como “La mujer de hierro” por lograr
por su propia cuenta la captura y esclarecimiento del secuestro de su hijo
Hugo Alberto Wallace, le dijo a El País
que el “levantón” (plagio en el mundo del narcotráfico para cobrar una
deuda) de los doce jóvenes en el bar
Heaven muestra “lo vulnerable que
estamos los ciudadanos en el Distrito
Federal cuando pueden sacar de una
discoteca a una decena de personas
sin que nadie se de cuenta”.
Carteles en el DF
El Distrito Federal, una urbe de más de
20 millones de habitantes, es un punto
neurálgico para la producción, venta y
distribución de sustancias ilegales.
“La existencia de los carteles del narcotráfico en el DF se sabe desde siempre, lo que pasa es que las autoridades
federales y locales nunca lo han querido asumir plenamente por razones
políticas y legales”, cuenta el periodista Fernández Menéndez.
Documentos obtenidos en el 2011 por
el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública Gubernamental,
revelarían que en la ciudad de México, operan al menos siete carteles de
la droga.
La Policía Federal había advertido a las
autoridades locales sobre la presencia
de los carteles de Sinaloa, Los Zetas,
Los Beltrán Leyva, el de Juárez, la Familia Michoacana (convertido en Los
Caballeros Templarios), e incluso una
célula de la pandilla Centroamericana
más poderosa: la Mara Salvatrucha.
Mancera, quien fue el anterior Procurador General de Justicia de la ciudad,
dijo que la capital mexicana es solo
una zona de trasiego y narcomenudeo.
Los estudios y cifras de Transparencia,
confirmarían lo contrario. Un estudio
realizado por el Partido Verde mexicano reveló que en el Distrito Federal
están identificados más de 13.000 puntos de venta de droga.
Extorsión, fabricación de drogas sintéticas, tráfico de drogas, cobro por
derecho de piso, trata de personas, reclutamiento de mujeres y niños y robo
a transportistas, son algunas de las actividades ilícitas que cita el informe
del Instituto Federal de Acceso a la
Información y Protección de Datos,
IFAI, entregado a Mancera cuando era
procurador de la ciudad.
Para la señora Wallace, presidenta de
la Asociación Alto al Secuestro, la delincuencia organizada “vive y convive” en el DF en muchas modalidades,
como trata de personas, piratería, secuestro, narcotráfico y robo de vehí-
culos, entre otros delitos.
Y cuando se le pregunta si en la ciudad de México hay carteles del narcotráfico, ella contesta “sí no es así, entonces ¿de dónde sale tanta droga para
abastecer a los narcomenudistas?
Según cifras oficiales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito
Federal, en la capital mexicana hay
500.000 consumidores de sustancias
ilegales, “eso quiere decir que hay un
asentamiento de carteles de la droga y
redes establecidas que deben atender
ese mercado”, concluye el periodista
mexicano Jorge Fernández.