0 10 min 9 años

El genial e indómito caricaturista. Foto: Río Doce.
El genial e indómito caricaturista. Foto: Río Doce.
Río Doce.- Con el PAN dividido y desdibujado, y el PRD cooptado, Peña Nieto a sus anchas

A través del Pacto por México, el presidente Enrique Peña Nieto gobierna por encima del Poder Legislativo y sin oposición, ante un PRD desdibujado y dividido y la complicidad del PAN, afirmó el caricaturista Antonio Helguera, monero del diario La Jornada y del semanario Proceso.

Dijo que el gobierno que encabeza el ex mandatario del Estado de México es igual de represivo en torno a las críticas que realizan los pocos medios valientes y ante las denuncias de activistas y movimientos sociales, que las administraciones emanadas del Partido Acción Nacional (PAN), encabezadas por Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

—¿Cómo ves al gobierno del priista Enrique Peña Nieto?

—Veo muchas cosas. Creo que para eso le pagan a uno, para ver uno poco más allá de la mera superficie de las cosas y como caricaturista eso es lo que debes hacer. En primer lugar me llama la atención que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la Presidencia en el 2000 porque estaba dividido, una división que empezó en 1982 cuando los tecnócratas asaltaron el poder y desplazaron al priismo histórico.

Hay una ruptura muy visible cuando se fundó la corriente democrática y luego el Frente Democrático Nacional (con Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo a la cabeza), ya fuera del PRI y la ruptura siguió persistiendo dentro y los llevó a la derrota del 2000, cuando había un abierto enfrentamiento entre (Ernesto) Zedillo y el PRI viejo. Francisco Labastida, claro, no era candidato de Zedillo a la Presidencia de la República.

Me llama la atención que Peña Nieto logró reunificar a los dos PRI, y vienen otra vez los tecnócratas revueltos con los dinosaurios y me preocupa porque es un PRI fuerte, que recuperó fuerza, y también porque veo muy difícil que podamos sacarlos de nuevo del poder.

—¿Te preocupa por el regreso del cariz antidemocrático e intolerante de este PRI que regresa a la Presidencia?

—Me preocupaba el cariz antidemocrático e intolerante del PAN y con Felipe Calderón que para intolerante no canta mal las rancheras, lo mismo que Fox, entonces ya nos hemos acostumbrados a vivir con la amenaza de la censura y la represalia porque ni a PRI ni a PAN les gusta la crítica.

Otra cosa que veo en Peña Nieto, a pesar de que PRI y PAN se alternan en el poder, al final representan un mismo proyecto, se ha dicho mucho pero la gente no acaba de darse cuenta y piensa que hay un cambio si vota por uno o por otro. La verdad es que tanto PRI como PAN representan un mismo proyecto económico que tienen años destruyendo la nación, deteriorándola, y esto se refleja en los niveles que tenemos de descomposición social y de violencia, de concentración de la riqueza, del disparo de la violencia extrema. En ese sentido es igual pero si acaso un poco más eficaz el PRI, el de Peña Nieto, para sacar adelante las reformas que ni de lejos nos benefician, pero son las últimas reformas del saqueo y la privatización, del proyecto neoliberal que ambos impulsaron desde hace unos 30 años.

—Pero frente a este escenario no parece haber opciones para los mexicanos en términos partidistas, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) por ejemplo está desdibujado.

—El PRD fue cooptado por Calderón a través del Tribunal Electoral para poner una dirigencia dócil y creo, hasta se lo dije personalmente, que fue un error que Andrés Manuel López Obrador decidiera abandonar a este partido y fundar Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) porque ahora ni existe Morena y el PRD es un cascarón que solo ha servido para legitimar a Peña Nieto y su Pacto por México e impulsar las reformas de las que está hablando.

“En este momento el presidente Peña Nieto no tiene oposición y Calderón dejó al PAN más muerto que los muertos de su guerra contra el narco. Lo dejó enfrentado, dividido y sigue insistiendo en meter la mano y dividirlo, y también metió las manos en el PRD y lo dividió. Es el Rey Midas al revés, a ver cómo acaba la Universidad de Harvard.

Helguera, quien forma parte del jurado del Premio Nacional de Periodismo, organizada por instituciones educativas como las universidades Iberoamericana, Autónoma Metropolitana y Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. En su trayectoria periodística y como caricaturista ha recibido innumerables reconocimientos y cometido algunas publicaciones. En su sitio de Internet (www.antoniohelguera.com) aparece esta versión sobre su carrera:

“Ha colaborado también en la revista Siempre! y actualmente colabora en la revista Proceso haciendo la sección Mono Sapiens con Hernández. El monero exhibe en su casa una medalla y una estatuilla correspondientes al Premio Nacional de Periodismo en sus versiones de los años 1996 y 2002, aunque no se sabe bien a bien de dónde los sacó; la PGR aún investiga su procedencia.

En su “prontuario delictivo”, destaca la codirección de Helguera en las revistas El Chahuistle y El Chamuco, y su coautoría en los libros El Sexenio me da Risa (Grijalbo, 1994), junto con El Fisgón; El Sexenio ya no me da Risa (Grijalbo, 1994), junto con El Fisgón; y El Sexenio me da Pena (Grijalbo, 2000), junto con El Fisgón y Hernández.

Sin oposición

Helguera, nacido en la Ciudad de México, donde reside actualmente, lamentó que el presidente de la República no tiene oposición y ha usado el instrumento del Pacto por México para operar libremente y concentrar poder.

“La cosa es que en estos momentos Peña Nieto no tiene oposición, gobierna solo, como lo hacían los presidentes del PRI de antes, hace lo que le da la gana. El mecanismo del Pacto por México le permite gobernar por encima del Poder Legislativo y tiene a la mayoría de los medios volcados a su favor.

—¿Estará la oposición entonces en la capacidad crítica de algunos medios y en el escaso movimiento ciudadano?

—Como sucede siempre desde que empezó este proyecto neoliberal, la resistencia está en las expresiones de los ciudadanos, en los sectores afectados por estos proyectos y en los escasos espacios de periodismo crítico y de libertad de expresión que siguen siendo los mismos, contados, sobre todo de prensa escrita, porque en la prensa electrónica prácticamente no lo hay.

—¿Existe ese periodismo crítico?

—Sí existe, es el mismo que se viene haciendo en Proceso, La Jornada, básicamente, y ahora se ha extendido a la radio con Carmen Aristegui, pero lo que veo en este periodismo es que necesita actualizarse, aprender a vivir en las redes sociales y la Internet. No bastan las ediciones impresas de estos medios, ahora hay que saber meterse en estos otros medios como la Internet y las redes sociales y no siento que en ninguno de estos casos haya mucha habilidad para meterse, y debe de hacerse ya.

—¿Y la caricatura política está cumpliendo su trabajo, aunque hay muchos insumos?

—Sí, pero lo que preocupa es que hay nuevas generaciones que realmente entiendan el sentido crítico de la caricatura; me parece que a muchos jóvenes que hacen caricatura no les queda claro el sentido crítico de esta, no les queda claro a muchos este sentido crítico. Veo muchos cartones que se publican en los medos que simplemente repiten en forma de dibujo lo que dicen los encabezados, editoriales y artículos de la prensa afín al poder, y en ese periodismo no sirve de nada la caricatura.

—¿Qué falta?, ¿compromiso social, sensibilidad, conciencia?

—Falta compromiso social, falta cultura crítica, falta información y faltan güevos.