0 3 min 9 años

Patrullas-en-el-escenarioLos encuentran a orillas del camino de Hornillos a El Zapote.

Río Doce/El Fuerte, Sinaloa.- Encuentran ejecutados a dos sujetos en las orillas de un camino de terracería que conduce del ejido Hornillos a El Zapote, mismos que fueron localizados sin vida a las 11:30 horas, a 200 metros del cerro La Caliza.

En el lugar de los hechos las autoridades encontraron más de 50 casquillos percutidos de rifles de grueso calibre.

De acuerdo a los datos recopilados en la escena del doble homicidio, civiles que pasaron por el lugar observaron los cuerpos, por lo que dieron aviso a las autoridades.

Fueron los elementos de la Policía Municipal de El Fuerte quienes acudieron primeramente a buscar los cadáveres. Posteriormente elementos de la Base Operaciones Mixtas (BOM).

HALLAZGO

El sitio fue acordonado y posteriormente llegó el personal especializado en homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Uno de los ejecutados era de complexión robusta, vestía un pantalón de mezclilla de color azul, una playera gris, y traía puestas unos huaraches cruzados de color café. Era de tez morena clara y de 1.70 metros de estatura.

El segundo de ellos vestía un pantalón de mezclilla de color azul marino, una camisa verde con cuadros azules y rojos, una playera blanca de resaque, y traía huaraches cruzados de color café. Era de complexión media, tez morena clara y de 1,70 metros de estatura.

ESCENA DEL CRIMEN

En el lugar los agentes encontraron que ambos asesinados presentaban huellas de tortura y posteriormente arrastrados por la terracería, así como diversos impactos de bala en diferentes partes del cuerpo.

Ambos sujetos presuntamente viajaba en una camioneta Toyota, V6, de color azul, 4×4, sin placas de circulación y la cual quedó a 20 metros de distancia aproximadamente del lugar, donde los mataron.

Dicha unidad los ejecutores intentaron quemarla pero al parecer no traía gasolina por lo quedó sólo en el intento.

En el mismo sitio de la ejecución los peritos de la PGJE recogieron más de 50 casquillos percutidos de rifles de grueso calibre y después de más de hora y media ambos cuerpos fueron trasladados a una funeraria de esta ciudad.