0 1 min 9 años

Pinturas elaboradas a mano desaparecen por la acción de los elementos, ante la indiferencia de autoridades civiles y eclesiásticas. Foto: Objetivo7/cuauhtémoc Villegas Durán.
Pinturas elaboradas a mano desaparecen por la acción de los elementos, ante la indiferencia de autoridades civiles y eclesiásticas. Foto: Objetivo7/cuauhtémoc Villegas Durán.

La fuente de la plaza y la iglesia de Jesús María. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.
La fuente de la plaza y la iglesia de Jesús María. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.

La pila bautismal. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.
La pila bautismal. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.

Pinturas elaboradas a mano desaparecen por la acción de los elementos, ante la indiferencia de autoridades civiles y eclesiásticas. Foto: Objetivo7/cuauhtémoc Villegas Durán.
Pinturas elaboradas a mano desaparecen por la acción de los elementos, ante la indiferencia de autoridades civiles y eclesiásticas. Foto: Objetivo7/cuauhtémoc Villegas Durán.

Olvido. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.
Olvido. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.
Un tesoro en el olvido. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.
Un tesoro en el olvido. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán.

La iglesia de Jesús María, menospreciada. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Duran,
La iglesia de Jesús María, menospreciada. Foto: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Duran,