0 4 min 9 años

El sacerdote Pino Puglisi fue asesinado en septiembre de 1993 por haber combatido durante todo su magisterio contra la Cosa Nostra

 

Los fieles han llegado de toda Italia, en particular de Sicilia, pero sobre todo de la pequeña Godrano, la localidad parlermitana donde Puglisi trabajó en los años 70 para ayudar y dar confianza a una comunidad golpeada por la violencia de la mafia y de Brancaccio, el barrio de Palermo dónde nació Don Pino y dónde los sicarios acabaron con su vida.

Durante la ceremonia se leyó un mensaje del presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, en el que se valoraba “su profunda generosidad y altísimo valor” y se recordaba “el horror suscitado en todo país cuando se supo de su bárbaro asesinato”.

“Don Puglisi continua representando un ejemplo para todos aquellos que no quieren inclinarse a las prevaricaciones de la criminalidad mafiosa”, añadió Napolitano.

Su beatificación ha sido posible después de que el anterior papa Benedicto XVI aprobase, como es la praxis, el decreto por el que se reconoce un milagro por su intercesión.

Pero para muchos de los ciudadanos de Palermo, Don Pino había subido ya a los altares por su atención a los más jóvenes y la lucha y denuncia de los métodos mafiosos que aterrorizaban la ciudad.

Puglisi, párroco de la iglesia palermitana de San Gaetano, fue asesinado de un disparo en la nuca en el día de su cumpleaños.

Fue la primera vez que la mafia asesinaba a un sacerdote que se oponía y denunciaba sus métodos, y según los investigadores el crimen era un “mensaje” a la Iglesia para que parase la ofensiva contra dicha organización criminal.

El sacerdote fue asesinado por orden de los hermanos Giuseppe y Filippo Graviano, jefes de la zona en la que se encontraba la parroquia de Puglisi, según reveló posteriormente el hombre que le disparó en la nuca, Salvatore Grigoli.

Cosa Nostra ya le había amenazado en varias ocasiones, pero el 15 de septiembre, a las 20:45 cuando Don Puglisi iba a entrar al portal de su casa cuando unos jóvenes se le acercaron fingiendo que le querían robar y le dispararon en la cabeza, una verdadera ejecución al estilo mafioso.

Los dos sicarios Grigoli y Gaspare Spatuzza fueron capturados y comenzaron a colaborar con la Justicia después de quedar conmocionados, aseguraron, porque el sacerdote cuando les vio les sonrío y les dijo: Os estaba esperado.

“Es importante hablar de la mafia, sobre todo en los colegios, para combatir contra la mentalidad mafiosa que vende la dignidad del hombre por poco dinero”, decía Don Puglisi, que pedía a las instituciones que pasaran “de las palabras a los hechos” para luchar contra la criminalidad organizada.

http://www.lavanguardia.com/internacional/20130525/54374837406/vaticano-beatifica-victima-mafia-siciliana.html#ixzz2UJrirYQk