0 6 min 9 años

Cuatro sinaloenses y cinco ecuatorianos fueron detenidos en la operación antinarcóticos 'Aluvión'.

Cuatro sinaloenses y cinco ecuatorianos fueron detenidos en la operación antinarcóticos ‘Aluvión’.

Río Doce.- La empleada del “gobierno del cambio”, María Lourdes Vizcarra Solís, detenida en Ecuador por su participación en tráfico de drogas para el cártel de Sinaloa, estaba de permiso económico para atender una supuesta “emergencia familiar de salud” y terminó escribiendo otra página del narcotráfico sinaloense.

También sindicalizada del Stase y con más de 20 años de servicio en diversas áreas de Gobierno del Estado, sobre todo en Recaudación de Rentas, Catastro y el Registro Civil, Vizcarra pidió siete días para atender un compromiso familiar junto con su hija Ana Karen Sánchez Vizcarra, permiso que venció el martes 7 de mayo y ella no se presentó a trabajar.

La razón fue que un día antes, el lunes 6 de mayo, fue detenida en un operativo denominado Aluvión que puso en marcha la Unidad Antinarcóticos de Guayaquil.

De acuerdo con un comunicado del ministro del Interior de Ecuador, José Serrano, aproximadamente a las 19:00 horas de ese lunes, el sinaloense Manuel de Jesús Acosta Alvarado fue ubicado y detenido cuando viajaba a bordo de una camioneta Mazda BT-50 con placa de circulación GRE-141, sobre la avenida del Bombero, al oeste de Guayaquil.

Era acompañado por una mujer, otra sinaloense, de nombre María Cristal Montoya Acosta, quien también quedó en calidad de detenida.

La captura se dio bajo los cargos de pretender traficar cerca de media tonelada de clorhidrato de cocaína, primero a México y después a los Estados Unidos.

Acosta Alvarado, de 32 años de edad, ubicado como el cabecilla de dicha célula y quien entró a Ecuador como turista, pertenece al cártel de Sinaloa según la Policía de ese país y pensaba viajar al día siguiente a México para esperar, vía marítima, la carga de droga.

De acuerdo con Leonidas Lema, fiscal de la Unidad Antinarcóticos, la detención ocurrió antes de lo planeado, pues se estaba a la espera de media tonelada más de cocaína.

Después de esta detención, el operativo Aluvión continuó y en una vivienda ubicada en la calle Octava 308, entre El Salado e Ignacio Cuesta, en el sector de la ciudadela Miraflores, fueron detenidas las sinaloenses María Lourdes Vizcarra Solís y su hija Ana Karen Sánchez Vizcarra.

De ahí el Aluvión creció y llegó hasta la provincia de El Oro, donde fue allanada una finca en el cantón Santa Rosa. Ahí la Policía arrestó a cinco personas más, todas ellas ecuatorianas: Mario Efrén Vera Celi, custodio de la droga y quien traía en su poder una pistola 9 milímetros; Bilmer de Jesús Granda Torres, Óliver Fernando Rojas Zhuma, hijo de Raúl Rojas Monge, también detenido, y con ellos la esposa de este último, Doris Gricelda Córdova Rentería.

En el lugar se encontraron 14 sacos de yute con 413 paquetes de cocaína en su interior, en suma: 456 kilos con 599 gramos de la droga.

Las mujeres sinaloenses quedaron recluidas en la cárcel de Guayaquil a la espera de que se resuelva su situación, y de acuerdo con el Gobierno de Ecuador, forman parte de un paquete de detenciones de unas mil 700 personas vinculadas con el tráfico de drogas en lo que va del año.

Lourdes Vizcarra.

Lourdes Vizcarra.

 

Empleada de Gobierno

María Lourdes Vizcarra Solís, trabajaba en el Registro Civil de Guamúchil, de donde es originaria, y de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), tenía antecedentes penales en Sinaloa, pues fue acusada de robo.

En el 2008, su hijo Javier Alexis Sánchez Vizcarra fue detenido acusado de traficar drogas, pero un juez de Los Mochis lo dejó en libertad tras no encontrarle responsabilidad alguna.

Ese mismo año, la casa en donde vivían, en una colonia de Guamúchil, fue baleada por un comando.

Cuatro años después, en octubre de 2012, el joven fue encontrado sin vida en un vehículo abandonado en el poblado El Limón de los Ramos, Culiacán.

Fue el subsecretario de Normatividad, Bernardo Cárdenas, quien confirmó que Vizcarra Solís es empleada de Gobierno, pero que tenía un permiso económico por siete días, mismo que se venció el 7 de mayo.

Como no se presentó a laborar, se le reportó ante el sindicato y se le levantó un acta administrativa por abandono laboral.