0 4 min 9 años

ADN/El País.-bangladesh_5150_1 Los bomberos de Bangladesh han rescatado entre los escombros a una superviviente del derrumbe de una fábrica textil en Dacca hace 17 días. “Se llama Reshmi. Puede que tuviera reservas de agua o que haya logrado beber el agua que hemos regado nosotros durante estos días”, ha relatado a la agencia France Presse Ahmed Ali, jefe de los bomberos.

El hallazgo llega pocas horas después de que las autoridades anunciaran que el recuento de las víctimas mortales ha superado este viernes el millar de víctimas. El recuento oficial del Ejército arroja por ahora un balance de 1.022 muertos y unos 2.500 heridos.

El fuego, ocurrido en un inmueble de ocho plantas y cuyas causas se desconocen, ocurrió cuando los empleados ya se habían ido a casa pero atrapó al gerente del taller y a un jefe de policía.

Trabajar en el textil en ese país asiático ha demostrado ser una profesión de riesgo. Otras ocho personas murieron en el incendio de una fábrica en Dacca el miércoles. Por ello, Naciones Unidas pretende que las grandes marcas internacionales que cosen sus prendas en Bangladesh, pagando los salarios más bajos del mundo, velen por los derechos humanos de los trabajadores.

“Las firmas internacionales que producen en Bangladesh tienen la responsabilidad de proteger los derechos humanos de los trabajadores”, ha recordado el alto funcionario de la ONU Pavel Sulyanziga, director de un grupo de trabajo sobre derechos laborales, informa Efe. La magnitud de la tragedia de Bangladesh ha sacado al primer plano las nefastas condiciones en las que millones de bengalíes cosen ropa que se vende con la etiqueta de grandes marcas por todo el mundo. Sulyanziga ha insistido en un comunicado en que los productores textiles “tienen la obligación de ejercer su influencia como compradores de estas manufacturas” para promover la mejora de las condiciones laborales.

El propietario del edificio y de varios de los talleres que albergaba el edificio Rana Plaza está detenido. Existen indicios de que el edificio se levantó sobre una ciénaga y sin los permisos pertinentes. El dueño era un dirigente local del partido gobernante.

Seis de las 18 empresas clausuradas el martes por falta de medidas de seguridad han sido reabiertas tras las correspondientes inspecciones, informa Reuters.

Los equipos de rescate siguen trabajando entre lo que queda de las ocho plantas donde 3.000 personas, sobre todo mujeres jóvenes, cosían a máquina día tras día. “Seguimos trabajando día y noche sin pausa para recuperar los cadáveres que están bajo los escombros. No pararemos la operación hasta que hayamos recuperado todos los cuerpos”, ha declarado a Efe el portavoz del ejército de Bangladesh, Shahinul Islam. El diario The Daily Star precisa que 671 cadáveres han sido entregados a sus parientes, 79 fueron enterrados en fosas comunes y el resto están a la espera de ser identificados.