0 3 min 9 años

imageADN/Globedia.- El enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Liga Árabe (LA) para Siria, Lajdar Brahimi, tiene la intención de renunciar a su cargo, ya que, a su juicio, la medida de otorgar el asiento de Siria en la LA a la oposición contradice su labor.

“Cree que la Liga Árabe ha tomado una dirección muy distinta a la de Naciones Unidas y a la suya propia, que le impide desempeñar los dos trabajos (como enviado especial de ambas organizaciones)”, afirmó el miércoles un diplomático de la ONU, bajo la condición de anonimato.

El pasado 6 de marzo, la Liga Árabe invitó a la autodenominada Coalición Nacional de las Fuerzas de la Revolución y la oposición Siria (CNFROS) a “formar un órgano ejecutivo para ocupar el asiento de Siria”, después de que el ente panárabe suspendiera la membrecía deDamasco.

“Está decidido (a dimitir), aunque parece que esperará una semana o así”, añadió el diplomático.

Asimismo, algunas fuentes de la ONU afirman que el fracaso de Brahimi en el establecimiento de la paz en Siria, tras más de dos años de disturbios, puede ser otra razón para la toma de esta decisión.

El pasado 17 de abril, Brahimi anunció que estaba dispuesto a renovar su mandato como mediador internacional para el país árabe, únicamente, en calidad de enviado especial de la ONU, sin mantener el cargo de enviado especial de la LA.

Desde 2011, Siria ha sido escenario de una ola de violencia perpetrada por hombres armados, que reciben apoyo armamentístico, logístico y financiero de países occidentales y sus aliados regionales, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno de Damasco y posibilitar una intervención extranjera en el país árabe.

 

rb/aa/