0 2 min 9 años

jotoADN/El Mundo.- Circular por la calle vestido como una mujer. Ésa fue la condena que un juzgado impuso a un hombre en la ciudad de Marivan, en el Kurdistán iraní. El ‘reo’, que el pasado 15 de abril fue paseado en la parte trasera de una camioneta y escoltado por seis agentes y varios coches de policía, vestía una falda y un pañuelo rojos acorde con la moda de las mujeres kurdas.

La indignación de la sociedad kurda no se ha hecho esperar. Lo que la justicia consideró una deshonra pública se ha convertido en bandera de una asociación feminista del país. La Comunidad de Mujeres de Marivan asegura haber sido insultada, ya que considera que ser mujerno es ninguna humillación.

Más de 10.000 ‘Me gusta’

Como respuesta, cientos de simpatizantes de la organización han paseado por la vía pública de esta ciudad de la misma forma que el condenado. Según estos manifestantes, se trata de una forma de denunciar lo “denigrante” del veredicto para el género femenino.

La protesta también ha llegado a las redes sociales. La reivindicación ha conseguido que algunos hombres iraníes hayan optado porfotografiarse con ropa de mujer. Las instantáneas se pueden ver en lapágina de Facebook ‘Los hombres kurdos por la igualdad’. Más de 10.500 usuarios han clicado ya el botón de ‘Me gusta’. El mensaje es directo: ‘Ser una mujer no es ni una humillación, ni un castigo‘.

Hiwa es uno de los participantes. Según ha declarado al canal <a “href=”http://observers.france24.com/fr/content/20130419-deguiser-bandit-femme-une-humiliation-jugee-mauvais-gout-iran” target=”_blank”>France 24, siempre ha estado “en contra de la humillación pública”, pero en este caso además añade que “la elección de la técnica de la humillación es un insulto“a la mitad de su sociedad, “a todas las mujeres iraníes”.

“Esta decisión de la justicia supone violencia contra las mujeres, pero también contra la cultura kurda“, ha explicado uno de los lideres del movimiento, según ha publica la versión francesa del portal The Huffington Post.

Humillación

Por el momento, en la cuenta ya se han subido más de 164 fotos reivindicativas. Algunos de los hombres, además, han posado en compañía de sus hijas, sus parejas u otras mujeres vestidas de hombres.

La disculpa que exigen las activistas se hace esperar. Las autoridades de Marivan todavía no se han excusado, aunque algunos políticos comparten la filosofía de las feministas. 17 miembros del parlamento iraní han escrito al ministro de Justicia corroborando que esta pena es “humillante para las mujeres”.

Los kurdos de Irán a menudo se ha revelado contra las injusticias que no permiten a su pueblo progresar. Así, se han manifestado a favor de laapertura de la frontera con Irak con el fin de mejorar su situación económica. “No nos gusta que nos pisoteen. La gente de Marivan casi siempre lucha por sus derechos y creo que se ha demostrado con lapresencia de los alumnos” de la Universidad de Marivan, explica Hawi.

El crimen que cometió el condenado no ha sido desvelado, pero su penitencia ha conseguido que el pueblo kurdo alce la voz.”Creo que ésta es la primera vez que Irán ha condenado a un bandido a vestirse de mujer. Hacerlo en Marivan no fue una coincidencia, sino una forma deacabar con la población kurda. Aunque se ha producido el efecto contrario”, concluye este activista.