0 3 min 9 años

logoOBJETIVO 7 OJOADN.- Washington y Londres alegaron el jueves, formalmente, que el Gobierno de Damasco hace uso de armas químicas en su lucha contra los terroristas secundados por países extranjeros en territorio sirio.

EE.UU. tiene evidencia de que el gas sarín ha sido utilizado en Siria a pequeña escala, declaró el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, en una rueda de prensa mantenida en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

“Necesitamos todas las realidades. Necesitamos toda la información… Lo que acabo de revelar es lo que nuestra comunidad de inteligencia ha confirmado”, agregó Hagel, quien se encuentra de visita en Oriente Medio.

No obstante, el Gobierno de EE.UU., tras rechazar las alegaciones de Hagel, recalcó que no se puede confiar en la información que posee la inteligencia, por consiguiente, es necesario llevar a cabo investigaciones detalladas al respecto.

Con fecha anterior, el presidente estadounidense Barack Obama, consideró cualquier uso de armas químicas por parte de Damasco como el cruce de “la línea roja que podría desencadenar una acción militar contra el país árabe.

En esta misma línea, el ministerio británico de Asuntos Exteriores informó este mismo jueves de que tiene evidencia “limitada, pero persuasiva” del uso de armas químicas por parte del Gobierno de Bashar al-Asad contra los grupos terroristas.

El Occidente, en reiteradas ocasiones, ha acusado a Damasco de emplear armamentos químicos contra los mercenarios que provocan la inseguridad en el país árabe.

El martes ocurrió la última acusación, cuando el régimen israelí imputo el uso de armas químicas al Gobierno sirio en varias ocasiones.

Damasco, por su parte, sindica a los terroristas por usar armamento químico en repetidas operaciones, sobre todo el pasado 19 de marzo, en la región de Jan al-Asal, en Alepo, donde al menos 26 personas, entre ellas mujeres y niños perdieron la vida.

Hace más de dos años, Siria se ha visto en una violencia mortal orquestada desde el extranjero. Los países regionales y occidentales, entre ellos Arabia Saudí, Turquía, Catar y EE.UU., apoyan, abiertamente las bandas terroristas que buscan desbancar al presidente Al-Asad.