0 7 min 9 años

Afirma Nery Córdova que el Movimiento alterado tiene la marca de Culiacán

(Río Doce).- El Movimiento alterado, manifestación cultural que tiene alrededor de tres años (coincide con la narcoguerra desatada en 2008), reclama su origen en Culiacán y se expande hacia los estados de Sonora y Durango, afirma Nery Córdova Solís, autor del libro La Narcocultura: Simbología de la transgresión, el poder y la muerte… Sinaloa y la “leyenda negra”.

De acuerdo con los estudiosos del fenómeno, el Movimiento alterado es una corriente que rinde culto a la forma de vida y acciones violentas del crimen organizado, a través de diversas expresiones “artísticas”.

Su principal vehículo de propaganda son los llamados “corridos enfermos” (“¡y este es el movimiento alterado arremangado sinaloense, mi compa!”) que son una especie de evolución de los narcocorridos.

El 1 de abril, el auditorio Gustavo Lozano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en Mazatlán, en la presentación del libro en cuestión, no retumbó el narcocorrido Cárteles Unidos, del Movimiento Alterado, sino Jefe de Jefes de Los Tigres del Norte, pero la pregunta de Nery Córdova ya estaba en el contexto de la narcocultura sinaloense.

En el epígrafe de este libro de Nery Córdova Solís, ilustrado con pinturas de Lenin Márquez, está la expresión no tan “metafísica” del filósofo Eduardo Nicol: “La violencia forma cultura… cuando deja de ser un incidente y se transforma en una predisposición”.

Entrevistado por Ríodoce, Córdova Solís, oriundo de Chiapas, escritor, comunicólogo y catedrático, se pregunta: “¿Cómo es posible que ahora en estos momentos Sinaloa esté produciendo manifestaciones culturales que se expresan a través de la música, que está adquiriendo rápidamente una notoriedad impresionante a través de este movimiento, del movimiento alterado?”:

—¿A quienes le cantan “los movimientos alterados”? —se le pregunta a Nery Córdova.
—Ya no solamente cantan, evocan acciones o aventuras de personajes tipo leyenda o personajes legendarios; ya no se hacen corridos que aluden a la valentía, a la audacia, a la fuerza, las supuesta cualidades de esos personajes que están fuera de la ley, sino que ahora se elogian a los resultados y a las acciones de los individuos y de los grupos. Como por ejemplo se elogia que corra la sangre, se exalta, se ve como una gran virtud el que individuos acaben con la vida de otros, que los descabecen, que los hagan picadillo, que los descuarticen.

—Es el culto a la muerte…
—Es un culto a la muerte que no solamente glorifican estos cantantes sino que tienen público. Tienen muchísimo público, y es una manifestación esto de los movimientos alterados, que no tiene mucho tiempo. Tendrá si mucho, yo creo unos tres años. Los discos se están vendiendo en el mundo subterráneo precisamente a través de la piratería y de las copias, donde no se pagan impuestos pero hay multitudes. Y entonces estos movimientos alterados reclaman su origen en Culiacán aunque en parte se ha expandido ya un poco a Sonora, a Durango… sobre la base de las estructuras formales del corrido y del narcocorrido, tocan las bandas y los grupos y los diversos compositores que inauguraron el narcocorrido pues están enardecidos pero en términos ya prácticamente ideológicos sobre el ser de esta expresión violenta.

—¿Entonces resulta que en términos “ideológicos” gobernantes y gobernados perciben los asesinatos cotidianos como algo natural y normal?
—Entonces resulta que la muerte no es solamente algo natural, sino que la violencia es un modelo de existencia, que un poco uno no deja de pensar en manifestaciones extremas que ha tenido el ser humano como por ejemplo el fascismo o el nazismo, en donde la población en este caso alemana o italiana, viviendo tanto tiempo bajo la propaganda, viviendo tanto tiempo bajo un régimen, bajo un sistema político determinado, llegaron a ver hasta como normales y naturales que se incineraran a millones de judíos, que se llegara a justificar que por equis razones era necesario de crear a la raza superior de la humanidad.

—¿Por qué el “movimiento alterado” le recuerda al fascismo y nazismo?
—Porque el “movimiento alterado” entre otros tipos de manifestaciones que surgen de lo popular relacionado con esa cultura de la violencia, tienen un marcado contenido, un claro elemento excluyente. Es decir, hay una actitud de reclamo o de pertenencia regional y todo lo que está afuera no es permitido, no es bien visto por estos grupos. Es decir, es tanta la fuerza que ha llegado a adquirir, que los sureños por ejemplo son otra, tienen otras características, lo importante es lo regional. Hay un sentido chovinista, hay un sentido xenofóbico, racista. Así prenden las ideologías, pero insisto, el problema no son ellos (los grupos que integran el “movimiento alterado”).

“El problema, agrega, es el sistema, es un gobierno que en el afán de supuestamente acabar con el problema de la violencia, está descuidando los aspectos culturales nacionales, está descuidando los aspectos educativos en interés muy mezquino en términos  presupuestales, por ejemplo, en el trato con las universidades y muy abierto y generoso gubernamentalmente, políticamente con esta idea maniquea del libre mercado, de la globalización y esas cosas”.

Nery Córdova: “El movimiento alterado… ahora se elogia que corra la sangre, se exalta como una gran virtud el que individuos acaben con la vida de otros, que los descabecen, que los hagan picadillo, que los descuarticen”.