0 7 min 9 años

003Reportaje/fotos: Cuauhtémoc Villegas Durán

Aguascalientes, Ags. México. Dicen que llegó a ser alguien porque le boleaba las botas a Juan Arévalo Gardoqui, que llegó ser secretario general de la Defensa Nacional e involucrado con el narcotráfico en México, según reportes de la DEA.

Los informes de la escuela militar no lo ponen mejor: Tomó el curso de policía militar con el oficial Edmundo El Chivo Arriaga, célebre por su participación en la matanza del 2 de Octubre de 1968,  en la plaza de las Tres Culturas. Su promedio era de siete y tuvo que encerrarse en El Huevo (aula para reprobados donde se les auxiliaba para pasar) no podía con química, matemáticas y sicología militar. Según el general José Francisco Gallardo el general Eddy es un hombre frívolo, superfluo y que no analiza las consecuencias de sus órdenes (El Universal).

Se le considera un individuo déspota y prepotente en su trato no solo con su personal “al que trata como animales”, sino también con la prensa. Incluso llegó a cercar una manifestación de periodistas con elementos del ejército cuando se manifestaban contra el asesinato de un periodista en Culiacán. El año pasado en Aguascalientes, al sufrir comentarios negativos en la prensa cuestionó si los periodistas no “valoraban su vida” en una clara amenaza de muerte contra  reporteros de la fuente policiaca.

Este reportero tuvo que dejar el estado en septiembre por que la policía estatal lo hostigó por denunciar un Zeta que apenas fue detenido in fraganti el 12 de septiembre cuando le robó  a mano armada una camioneta a una mujer. Durante más de dos años se le  denunció a todas las autoridades y nadie hizo nada, pero le gente del general Eddy llegó hasta la casa de este reportero para intentar sacarlo a la calle. Así es con los ciudadanos. Cuando detuvieron al criminal aceptó ser Zeta. Eddy nunca lo investigó. Incluso sus patrullas lo escoltaban mientras lanzaba sus amenazas de muerte. Las amenazas están grabadas en el C4. Aún así, nada hizo.

Fue jefe de la sección segunda de inteligencia, cuando el narcotráfico penetró el Estado y el ejército y luego se supo, el ejército custodiaba el rancho El Búfalo propiedad de Rafael Caro Quintero, cuando la DEA señaló a Arévalo Gardoqui de proteger al narcotráfico.

Según uno de sus allegados en el Estado Mayor, cuando Eddy era el jefe de zona en Saltillo, Coahuila, se reunió en varias ocasiones con emisarios de Amado Carrillo Félix entonces jefe del cartel de Sinaloa. Luego de la supuesta muerte del capo, su familia se refugió en La Laguna, según una fuente.

Luego de un operativo en Sinaloa, el 5 de octubre de 2005, fuentes castrenses, difundieron la versión de la aprehensión y posterior liberación de Joaquín El Chapo Guzmán lo que no desmintió, ni afirmó.  Quería ser general de división con esta captura pero la prensa consideró que El Chapo le ganó la batalla y el general no pudo ascender.

Con los poderosos es muy eficiente y servil. Cuando secuestraron al primo del diputado local y entonces presidente municipal de Aguascalientes, Gabriel Arellano, de inmediato reaccionó y en sólo tres horas liberó al primo del cuestionado alcalde, quien además contrató a un piloto de Joaquín El Chapo Guzmán a pesar de haber estado en cárcel por que lo detuvieron en Badiraguato, Sinaloa con toneladas de cocaína.

Apenas en noviembre  pasado hubo protestas en su contra por parte de sus propios policías. La esposa de un comandante asesinado el pasado 8 de noviembre, en la radio, lo acusó de tratar a los elementos “como animales”, dijo la señora, que cuando están formados los cachetea y los trata de “pendejos”.

Acostumbra como el tristemente célebre general Merigo, cargar un fuete con el que tortura a los detenidos. Una vez que un elemento federal quiso grabarlo haciendo estas acciones también lo golpeó, lo que causo el enojo de las fuerzas federales y provocó tensión en las estructuras del gobierno. Habitantes de Sinaloa lo acusaron de ser un violador de los derechos humanos y La Constitución y de tener vínculos con Los Zetas y el cartel del Golfo

Aún así, el general refrendó su posición con el actual gobierno de Carlos Lozano de la Torre y aún cuando la encuesta del INEGI que causó revuelo estos días por el elevado número de víctimas: primer lugar a nivel nacional con más de 36 mil por cada 100 mil habitantes.

Pese a todo, el general sigue mamando los impuestos de Aguascalientes y cuenta con el apoyo del gobernador. En la feria pasada, la administración estatal y específicamente el gobernador, según explicó a este reportero la secretaría particular del presidente del Patronato de la Feria y los trabajadores del casino, es quien tomó la decisión de entregar el casino y el palenque de la feria al ingeniero Alejandro Ceja, presunto prestanombres de Heriberto Lazcano El Lazca o Zeta 40, líder máximo de Los Zetas. A Alejandro Ceja le mataron a su jefe de seguridad y otros dos colaboradores en la época ferial por “cobrar” plaza, aquí, en Aguascalientes.

Pese a esto, el general dijo que la feria tuvo saldo blanco, a pesar de la balacera que se generó entre Zetas y Matazetas, a las afueras del casino de la feria.